Cayman_2

06 Jul Un peldaño por encima

Si hay una letra que claramente se asocia a Porsche, esa es la R. La podremos encontrar sola o en combinación con otras (RS, RSR,…) y en todas nos evoca una deportividad, efectividad y prestaciones, máximas. Y eso no es cosa fácil cuando hablamos de modelos Porsche, ya de por si deportivos en estado puro.

El 911 siempre ha tenido sus versiones más deportivas. Esos conductores-pilotos ávidos de prestaciones máximas han podido disfrutar de unas versiones más “apretadas”, desde casi, los inicios del modelo. ¿Pero que pasa con el resto de la gama? Aceptamos que los modelos Cayenne o Panamera no se prestan a ello pero si el Boxster y el Cayman. Si el primero tuvo su versión Spyder, el Cayman no fue menos con la versión “R” que hoy os presentamos.

Cayman_2

La letra “R” está muy ligada a Porsche y se encuentra presente en la gran mayoría de modelos más deportivos de la marca, aquellos que por su diseño o mejoras técnicas, ofrecen un comportamiento aún más radical.

Aunque el Cayman se acerca más por concepto al 904 Carrera GTS, esta versión R bien podría ser un homenaje al primer Porsche que lucía la letra R en su nombre, el Porsche 911 “R” de 1967. Un vehículo súper exclusivo ya que solo se hicieron 16 unidades para su uso en competición y que solo pudieron disfrutar algunos pilotos privados y oficiales de la marca.

El “R” era un prototipo basado en el coupé de serie con un motor Carrera 6 con 210cv que para ganar en peso, utilizó muchos componentes de plástico y un interior bastante simple para conseguir un peso final de tan solo 830kg. Este modelo participó con éxito en múltiples carreras de resistencia como las 84 horas del “Marathon de la Route” en Nürburgring o el “Tour de France” de 1969 donde consiguió la victoria. Este modelo también sirvió de banco de pruebas para la futura caja de cambios Sportmatic que posteriormente llevarían los modelos de serie.

¿Quieres saber más sobre este modelo? Descubre todos los detalles en el número 23 de 9onceplus:

Tags:
, , , ,
No hay comentarios

Envía un comentario