AB3DSC_0867 web

02 Jul Placer intenso

El 997 Carrera 4S fase 2 fue uno de los primeros modelos que probamos en las páginas de nuestra revista hace ya casi 5 años. Desde entonces ¿ha envejecido bien el 997 fase 2? Gracias a su motor afilado y su caja de cambios de doble embrague tan esperada, en un futuro próximo, formará parte de los 911 modernos más apreciados.

Un poco de historia: En otoño del 2008 el 997 fase 1 se retira del mercado. Su enorme éxito comercial lo debe a su diseño, más en concordancia a lo que los porschistas esperan del 911, es decir, un diseño más próximo al 993 que al 996. Es por eso que el lavado de cara del 997 Fase 2 es muy sutil y sólo un aficionado a la marca sabrá distinguir rápidamente entre un fase 1 y un fase 2.

AB3DSC_0867 web

Los mayores cambios se encuentran bajo el capó: Su motor con inyección directa de 385cv para la versión S y su caja automática de doble embrague opcional son sus dos grandes bazas.

Exterior: No hay que cambiar algo que funciona. Las líneas principales del 997 fase 1 fueron preservadas en la fase 2. Sólo algunos detalles estéticos dan al 997 fase 2 una línea más deportiva. En la parte delantera los intermitentes son ligeramente más finos y cortos que en la fase 1 y a partir de entonces, éstos son LED y no de bombillas tradicionales como hasta entonces. En la parte trasera, Porsche regresa al pasado recuperando la franja roja que une las dos luces traseras, desaparecida en el 997 fase 1. Justamente uno de los cambios estéticos más importantes lo protagonizan las luces traseras, con un diseño más agresivo y con tecnología LED. Siguiendo la comparación con el 997 fase 1, los retrovisores también reciben un nuevo diseño.

Y hasta ahí llegan todos los cambios estéticos. Recordamos que las versiones de 4 ruedas motrices son 44mm más anchas que las versiones de tracción trasera lo que les da un look más deportivo (aunque no sea fácil de distinguir ambas versiones a primera vista), lo que explica…

¿Quieres saber más sobre este modelo? Descubre todos los detalles en el número 28 de 9onceplus:

No hay comentarios

Envía un comentario